Daños por agua, el siniestro más frecuente en viviendas alquiladas, con casi el 40% del total

Le sigue rotura de cristales con más del 20% y robo, con más del 12%. Según la correduría Arrenta Quarto Pilar, las viviendas de alquiler en España están sujetas a la misma siniestralidad que las de propiedad, con un riesgo anual superior al 30%: “Además, el riesgo afecta por partida doble a propietarios e inquilinos y ambos deben contar con la protección adecuada. Cada año tiene lugar en las viviendas españolas una media de más de cinco millones de siniestros, con 1.250 millones de euros en reparaciones, de los que más del 20% tienen lugar en viviendas en alquiler. De estos siniestros son responsables tanto los propietarios, como los inquilinos, pese a que la mayoría de personas que optan por el arrendamiento se sienten equivocadamente indemnes”.

Daños por agua son los siniestros más frecuentes de las viviendas alquiladas, según la Radiografía de la Siniestralidad de los inmuebles arrendados en España de Arrenta Quarto Pilar. Exactamente, suponen el 36,84% de los casos. Le siguen las roturas de cristales con el 21,05%. En un nivel medio se sitúan los robos, con el 12,28%; daños eléctricos con el 7,89% y actos vandálicos con el 5,26%. Otros con menor porcentaje son roturas y averías, con el 4,39% o las cerraduras con el 3,51%.

Los inquilinos deben estar cubiertos de la responsabilidad de sus actos. Están obligados, además, a abonar cualquier indemnización por siniestros que originen, ya que la aseguradora del propietario tiene todo el derecho a reclamar al causante de los daños que han sido cubiertos por ésta. Así lo explica la directora general de Arrenta Quarto Pilar: “Los inquilinos son responsables de cuantos daños originen, por ejemplo, si se dejan un grifo abierto y provocan una inundación o dañan a un viandante por la caída de un objeto desde su vivienda. Además, los inquilinos tienen todos sus muebles y demás enseres como joyas y ordenadores totalmente desprotegidos en caso de un incidente”.

Anuncios

Pérdida de beneficios y ciberriesgos, los mayores riesgos para las empresas en 2018

La pérdida de beneficios continuará siendo el principal riesgo para las empresas españolas en 2018. Así lo cree el 45% de los expertos de nuestro país que han participado en el VII Barómetro de Riesgos de Allianz, publicado por Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS). La segunda amenaza son las catástrofes naturales, que escala dos posiciones respecto al ejercicio anterior. “Las empresas españolas se vieron especialmente afectadas por los terremotos, huracanes y tormentas de 2017, lo que motiva que las catástrofes naturales registren una importante subida en el Barómetro de Riesgos de este año”, precisa Juan Manuel Negro, director general de AGCS España.

En el resto del mundo, la pérdida de beneficios también es considerada la principal amenaza a la que tendrán que enfrentarse las empresas en 2018. Y lidera esta peculiar clasificación por sexto año consecutivo, figurando en primera posición en 13 países y en las regiones de Europa, Asia-Pacífico, África y Oriente Medio. En el estudio se constata que las empresas afrontan un número creciente de escenarios, que van desde los riesgos tradicionales (incendios, catástrofes naturales e interrupción de la cadena de suministro) hasta nuevos factores detonantes derivados de la digitalización y la interconexión que normalmente no provocan daños materiales, pero sí grandes pérdidas económicas. El fallo de sistemas informáticos esenciales, los actos de terrorismo, la violencia política, los incidentes de deficiencia de calidad o los cambios imprevistos en la legislación pueden llevar a las empresas a un cese temporal o prolongado de actividad con efecto devastador sobre sus ingresos.

También preocupan los riesgos cibernéticos, que se encuentran en segunda posición en el Barómetro de Allianz. Es considerada la mayor amenaza en 11 países y en la región que engloba las Américas. También aparece como el riesgo más subestimado y el principal riesgo a largo plazo. Se temen los ataques de piratas informáticos, las brechas de seguridad y la pérdida de beneficios por estas causas. Además, contribuyen los últimos ciberataques con ransomware WannaCry y Petya. “Por primera vez, la pérdida de beneficios y el riesgo cibernético se disputan la primera posición en el Barómetro de Riesgos de Allianz. Se tratan de riesgos que están cada vez más interconectados”, indica Chris Fischer, consejero delegado de AGCS.

Tras un 2017 bastante catastrófico, los desastres naturales vuelven a figurar en todo el mundo entre los tres principales riesgos para las empresas. Además, el cambio climático aparece por primera vez entre los diez primeros puestos y se acentúa aún más el potencial de pérdidas para las empresas por la rápida urbanización de las zonas costeras.

El impacto de riesgo de las nuevas tecnologías es otro de los que más suben en el Barómetro de Allianz, ya que las empresas reconocen que innovaciones como la inteligencia artificial o la movilidad autónoma podrían dar lugar en el futuro no sólo a nuevas oportunidades, sino también a nuevas responsabilidades y mayores indemnizaciones. Por el contrario, la preocupación de las empresas por el desarrollo de los mercados es menor que hace 12 meses.

Seguro de AUTOMOVIL: Conceptos Básicos

Antes de contratar el SEGURO para tu AUTOMÓVIL, debes conocer algunos de los conceptos y términos básicos que te vas a encontrar cuando comiences a negociarlo. Te resumimos los siguientes:

Accesorios de serie y opcionales:
Todos los elementos que están incluidos en el precio de serie de un vehículo son los accesorios de serie. Los accesorios no de serie son aquellos elementos por los que el conductor tiene que pagar un precio adicional si quiere disponer de ellos en su coche.

Ámbito geográfico de cobertura:
Contratar una póliza de seguro para un automóvil implica disponer de una serie de coberturas, ahora bien, falta una información importante: ¿cuál es el ámbito geográfico en el cual dicha póliza está en vigor?, o dicho de otro modo, ¿se puede viajar a cualquier parte del mundo estando cubierto por la póliza?

Conductor ocasional:
La figura del conductor esporádico u ocasional del vehículo es complicada. Las aseguradoras no quieren asumir los riesgos que implica que el coche asegurado a nombre del padre sea conducido por el hijo que se acaba de sacar el carné o que todavía tiene edad para ser considerado joven, según las Condiciones Generales del contrato.

Exclusiones generales:
En casi todas las coberturas que componen una póliza de seguros de automóvil existen una serie de excepciones, conceptos o situaciones que no quedan cubiertas por la póliza.

Final prematuro:
Os seguros para automóviles tienen la duración de un año. Pero en ocasiones el coche desaparece antes de que concluya la validez de la póliza de las manos del propietario (venta, incendio, robo, siniestro total…). Vamos a analizar qué sucede en esos casos, si se puede recuperar parte de la prima pagada y no usada

Franquicias:
Las compañías de seguros siempre buscan la forma de reducir el riesgo de que se produzca un siniestro. Les compensa cobrar menos por la prima del seguro si saben que el riesgo de que se produzca un siniestro se reduce de forma notable.

Siniestro total:
Una de las expresiones que aparecen en las Condiciones Generales de la póliza de seguro y que más interés tienen para el asegurado es el de “Pérdida Total”. Es una expresión equivalente a la que se utiliza casi siempre en su lugar: “Siniestro Total”.

Valor a nuevo:
Significa una indemnización por el precio del coche nuevo. Este precio de coche nuevo incluye impuestos de coche nuevo (IVA e Impuesto de matriculación). Además, si los tenemos declarados en la póliza , se incluirán los accesorios no de serie o, en su defecto, cuando la compañía los cubra sin sobreprima.

Valor venal, valor venal mejorado:
Es el precio del coche al que se hubiera vendido justo en el instante anterior al siniestro, con todas sus característica y propiedades justo antes del accidente o percance.

Variación del riesgo:
Las compañías determinan el precio de una póliza de un seguro en función del riesgo que están dispuestas a asumir y de las coberturas con las que protegen al asegurado en cada siniestro.

Venta del vehículo:
La vigencia de una póliza de seguro y los periodos de propiedad de un vehículo no tienen por qué estar sincronizados. No tendría ningún sentido que hubiera que sincronizar el periodo de tenencia de un vehículo con los plazos anuales de los contratos de seguros.

A partir del 1 de julio de 2016 todos los vehículos asegurados en España estarán cubiertos contra riesgos extraordinarios por el Consorcio

CONSORCIO-DE-COMPENSACION-DE-SEGUROS-630x466

Para las pólizas suscritas desde esa fecha, la inclusión será inmediata. Las pólizas en vigor se irán adaptando a su vencimiento.

El criterio de valoración será el fijado en la póliza que se tenga contratada para aquellos vehículos con alguna garantía de daños (lunas, robo, incendio …), y para los que sólo tengan suscrito el obligatorio de Responsabilidad Civil, el valor será el de mercado en el momento del siniestro.

Actualmente, antes de esta reforma, para que un vehículo esté asegurado contra los riesgos extraordinarios es necesario que tenga contratada una cobertura adicional de daños propios (lunas, incendios, robo, pérdida total…), de ser así, se incluye en el importe de la prima de seguro un recargo a favor del Consorcio de Compensación de Seguros.

Hasta ahora, esta circunstancia excluía de cobertura a todos los vehículos que sólo tuvieran contratado el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil.

Con este “importante cambio legislativo”, como lo definen en la Fundación Inade, a partir del 1 de julio todos los vehículos, incluidos los que sólo estén asegurados con el seguro obligatorio de responsabilidad civil, estarán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros contra los riesgos extraordinarios.

El importe de este recargo es diferente en función del tipo de vehículo.

Los acontecimientos extraordinarios cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros se dividen en 3 grupos:

1.- Por FENÓMENOS DE LA NATURALEZA: terremotos y maremotos, inundaciones extraordinarias, (incluidas las producidas por embates de mar), erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica (incluyendo los vientos extraordinarios de rachas superiores a 120 kilómetros/hora y los tornados) y las caídas de cuerpos siderales y aerolitos.

2.- Los acontecimientos ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición, motín y tumulto popular.

3.- Los acontecimientos ocurridos por hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempo de paz.

Este tipo de cobertura no está sujeta a ningún tipo de franquicia. En cuanto a la valoración de los vehículos, si éste ya está cubierto por daños propios, la valoración se corresponderá con aquella que se indique en la póliza suscrita. En cambio, si el vehículo cuenta únicamente con una póliza de Responsabilidad Civil, su valor se corresponderá con el del estado en el que se encontrase en el momento inmediatamente anterior a la ocurrencia del siniestro, según precios de compra de general aceptación en el mercado.

Fuente: http://www.consorseguros.es/web/inicio